Saltar al contenido

Notificaciones y (silenciar) pretextos

  • Cracs

Hay días en que esto es más difícil, navegar entre el ruido y escribir. Intentarlo. Después volver a convencerme de no borrar la publicación —que no tuvo tiempo de ser vista. Habrá quien diga que hablamos de una ociosa terquedad, como si alguien fuera a encontrar mi texto buscando otra cosa, como si leerlo fuera una mano o algunas monedas, como si publicar en un blog personal fuera un trabajo. No entraré en esa discusión hoy. Ayer empecé con esto entre otro texto entre las notificaciones de mi celular. Aunque he bloqueado la mayoría, las de mensajes lo hacen vibrar y a mí, ayer, de pronto me dieron una incomoda sensación de claridad: soy interrumpido tan exitosamente, que para evitarlo voy dejando de escribir y cedo a compulsivas vibraciones saboteando cualquier atisbo de silencio virtual desde grupos de Whatsapp, esa minería. Aquí es donde me pierdo entre la multitud: escribir es un ejercicio contra esa resignación que nos acecha: bailar también. Tartamudear en un blog personal es, entre otras cosas, mi pretensión de silencio y mi celular al lado: un pretexto para qué?

Etiquetas: